Actualizando ideas (y rompiendo silencios): la justicia restaurativa

desembre 28, 2013 § Deixa un comentari

Este artículo pretende desarrollar las ideas planteadas en el artículo “Adhesión al llamamiento de Enric Duran: autogestionemos la justicia” del pasado mes de marzo. En aquél, planteaba la efectiva necesidad de intentar replantear la figura o incluso existencia del poder judicial tal y como lo conocemos para mejorar el actual sistema, dentro de la discusión ya iniciada de replantear el poder legislativo e iniciar un proceso constituyente. Y no sólo hablaba de esta necesidad, sino que a partir de los diferentes comunicados de febrero de Enric Duran desde el exilio, quise tomar (ligeramente) una posición, en este caso, la voluntad de acercar la justicia a los ciudadanos, hecho que permitiría que el poder judicial nunca fuera un mecanismo represor en manos del Estado al no basarse el juicio de la actuación de los ciudadanos en las leyes (moral social escogida por el poder legislativo) sino en valores inherentes a los ciudadanos, que serían los mismos que juzgarían las actuaciones ilegales desde una mayor comprensión (todo ello lo decía refiriéndome a las potenciales y actuales contradicciones entre la moral social real y la impuesta desde el legislador).

Antes que nada, y antes de entrar propiamente en la actualización de estas ideas, me gustaría hablar de la politización del poder judicial a la cual hice referencia en el artículo antes mencionado. Mantengo la posición según la cual los jueces son independientes y no están sujetos en sus decisiones a un Consejo General del Poder Judicial totalmente politizado. Pero es innegable que los jueces tienen una ideología, no precisamente progresista en su mayoría. Según dijo el juez Santiago Vidal el pasado 22 de mayo a la presentación de la Asociación de Juristas y Periodistas de Cataluña en la Universitat Pompeu Fabra, este hecho se debe al sistema de elección de los jueces. Y es que los años necesarios para preparar las oposiciones, unos años sin opción de trabajar y que necesitan plena dedicación al estudio, sacan de la carrera a aquellos con menos recursos, que acostumbran a ser aquellos con un ideario más progresista (todo y las excepciones). Además, son más los que pasan las oposiciones que plazas hay, por lo que una buena recomendación de algún Juez de un Tribunal importante ayuda a ser escogido entre los otros, perpetuándose esta ideología conservadora desde los Jueces más antiguos a los más nuevos. Y esto no se tiene que quedar en la anécdota, puesto que como expliqué, es la interpretación sociológica de las leyes, de acuerdo con el contexto social, la que permite que, por ejemplo, ciertos jueces paren desahucios pese a una norma legal que en sentido estricto no lo permite. Esta posibilidad de ver los jueces como una herramienta susceptible de ayudar al cambio iniciado por los ciudadanos se ve prácticamente incapaz por el evidente conservadurismo de los jueces, y por lo tanto si el legislador se mantiene inactivo nos encontramos con puras contradicciones entre las leyes y la sociedad que regulan, cuando quizás el mismo Derecho prevé en su esencia que esto no pase permitiendo esta interpretación sociológica.

Entrando ya en el análisis, el 15 de mayo de 2013 Enric Duran hizo público en su página que la propuesta que se había comprometido a aportar a la sociedad como contrapartida por la acción “expropiatoria” del 2008  trataba de intentar implantar en la sociedad catalana una forma alternativa de resolver los conflictos, la Justicia Restaurativa, además de querer aplicarla en su caso como primer paso. Actualmente se está trabajando la propuesta por un grupo de gente que desde marzo está intentando conocer más a fondo este método, aplicarlo al caso de Enric, estableciendo en que beneficiaría a la sociedad catalana este método y está dando a conocer la Justicia Restaurativa en la población (como ejemplo, el ciclo de charlas que organizaron en septiembre en Àurea Social). La Justicia Restaurativa se plantearía como una alternativa que pudiera ser escogida por los ciudadanos en vez del sistema judicial actual, y es aplicable en todas las jurisdicciones (civil, penal, laboral y administrativa).

Y qué es la Justicia Restaurativa? Os animo a consultar varios sitios web que os pueden ayudar a entenderlo a fondo por gente que es especialista (por ejemplo: “¿Qué es la Justicia Restaurativa?” de Virginia Domingo). Brevemente, en un proceso restaurativo participan el infractor, la víctima y un mediador restaurativo, pero también la comunidad entendida como personas afectadas por la conducta, y es esto último lo que diferencia el proceso restaurativo de una simple mediación, todo ello con el objetivo no de castigar sino de devolver la situación a su estado anterior, es decir, restaurar la situación a antes de la conducta ilegal. Este papel de restauración lo tendría que cumplir la indemnización económica, pero el derecho de daños (la disciplina que se encarga de estudiar estas indemnizaciones) tiene ciertas carencias que él mismo contempla, como el hecho de que no todo es valorable en dinero. Por aquéllos que queréis saber más os aliento a buscar información, pero hay algunas cosas que se tienen que destacar:

  • Permite que los individuos se empoderen de la aplicación de la justicia al hacerlos partícipes del procedimiento de resolución, y es que todas las personas que se sientan afectadas por el delito (o agresión) participarán en el proceso, incluida la víctima directa, y también el infractor. Actualmente, se excluye a la comunidad del procedimiento, siendo supuestamente el juez y el fiscal los representantes de la moral de la comunidad.
  • Permite una mayor comprensión de la conducta del infractor, y facilita el perdón, es decir, la restauración completa de la situación anterior a la conducta ilegal. Es perfectamente observable que en el sistema judicial actual sólo se busca el castigo y una indemnización económica, no el perdón, mientras que la conducta ilegal también afecta emocionalmente. Está estudiado como en muchos casos las víctimas no se sienten realmente indemnizadas por la inpersonalidad del proceso actual.
  • El proceso restaurativo, a partir de esta comprensión, no persigue el castigo, la prisión, que está comprobado que a pesar de su teórica función de reinserción, está prevista y condicionada para ser concebida y entendida como un castigo. En este caso, en el proceso restaurativo se busca que en el caso de haber pena, una con la cual la comunidad se sintiera restaurada, ésta sea alternativa a la prisión en todos los casos posibles (casos obvios son los de enfermedades mentales o drogadicciones, que a pesar de que se prevén actualmente no se aplican con la asiduidad necesaria).
  • Por lo tanto, el proceso restaurativo persigue reinsertar en la sociedad tanto al infractor como las víctimas. Es decir, entiende que una conducta ilegal, entendiendo que la ley es la moral aceptada por todos, merece que se repare también a la misma sociedad, papel que ahora se reserva a la pena de prisión, puesto que la sociedad puede estar “segura” con la persona que no acepta la moral social a la prisión.

Pero lo que hay que ver es que en el supuesto de que la ley no sea realmente la moral social o quizás no tenga prevista una respuesta por las circunstancias concretas del caso, la comunidad que participa en el procedimiento puede crear una nueva moral para sentirse reparada y esto permitiría una justicia más real. Y además, en el caso de los desobedientes civiles y penales, los objetores de conciencia a normas concretas o al sistema, que ahora quizás cometen actos ilegales pero que en el futuro pueden no ser considerados así, serían juzgados por una comunidad que puede creer que su conducta realmente no ha generado ningún mal y por lo tanto no se trato de un delito, y no por un juez que no tiene, cómo he dicho antes, mucho margen de maniobra o bien no tendrá ningún interés en aplicar la moral de la sociedad y no la moral anticuada o politizada de la ley.

Hay que decir que mi voluntad sigue siendo contribuir a generar un debate que considero necesario, y que es por eso que aliento a cualquier politólogo criminalista a debatir sobre la peligrosidad de dejar que las emociones de las personas y no la objetividad de una norma legal sea la que juzgue. En este punto hay que decir que soy totalmente consciente de cómo de interiorizada está la Ley del Talión (frase “ojo por ojo, diente por diente), en el sentido de reaccionar a un mal que nos causen con una voluntad de venganza. Pero la evolución de la sociedad en lo referente a esto creo que nos lleva hacia una mayor comprensión de las personas y precisamente desde la sociedad más analítica y crítica surgió la teoría penal de la prevención especial según la cual lo importante si se comete un delito no es castigarlo, sino prevenir futuras comisiones educando a los ciudadanos que lo cometan, pues al final ello se traduce en una educación para toda la sociedad. Por lo tanto, los ciudadanos críticos, los que no ven con buenos ojos el endurecimiento de ciertas penas que no persiguen otra cosa que dejar claro a los potenciales delincuentes “quién manda”, permitirían que la justicia restaurativa funcionara, pues hay que recordar que no se trata de ver como las víctimas deciden el castigo, sino de cómo todos los afectados y los mismos agresores intentan entender qué, como y por qué, y con la voluntad de restaurar la anterior situación, no de castigar.

Queda por ver en qué se traduce la propuesta de Enric Duran y el grupo de trabajo, pero cada vez tengo más claro que la justicia restaurativa sería una alternativa al sistema judicial actual que se tendría que poder escoger pues, como en todo, empoderarnos de todo lo que nos afecta nos permitirá tener una sociedad más activa, y por lo tanto, más crítica. Y cuanto más crítica sea, más fácil será ir, todavía, un paso más allá.

Advertisements

Tagged: , , ,

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading Actualizando ideas (y rompiendo silencios): la justicia restaurativa at demos-gratia.

meta

%d bloggers like this: